LA MAGIA EN TUS MANOS — COSAS DE MEIGA

MANOS QUE CURAN Nuestro cuerpo emite energía de manera continua y esa energía se canaliza especialmente a través de las palmas de las manos, Y como es lógico, cada vez que tocamos a alguien, aunque sea de manera leve, le estamos pasando la energía de nuestras manos y siempre he pensado que eso es una […]…

… obligados sin obligación a abrazar, besar, anhelar contactos, desear bondades, extrañar ausencias… — Desgranante

UNIDAD DUAL Entonaremos canciones, olvidaremos temores, brindaremos con licores y comeremos turrones. Habrá abrazos por millones, llegarán con los mejores deseos motivadores acarreando ilusiones. Rezumaremos bondades estas fechas especiales obviando realidades. Dejemos dudas vitales, llamémoslas Navidades o solsticios invernales. (Soneto octosílabo Navideño) DESGRANANDO “UNIDAD DUAL” El sentimiento natural, acercándose estas fechas nos va invadiendo como […]…

… presente mágico que difumina pasado y futuro… — Desgranante

NAVIDAD DESBOCADA Navidad, circulas de boca en boca con tu multicolor realidad, vence tu música a la adversidad, al llegar el planeta se desboca. Navidad, entrañable, dulce, loca, de ilusión, fantasía, caridad, fe, nostalgia, ternura, soledad, todo eso que nombrarte nos provoca. Navidad, la que todo lo trastoca, espejismo para la humanidad, tu […] a través…

Costillar de cordero lechal al horno — COMMEMEMUCHO

Respecto a la carne de cordero, en función de la edad, se distinguen dos tipos: el lechal y el pascual. Para mí la calidad de la carne no disminuye con la edad y el tamaño del animal (siempre hasta ciertos límites) pero como podréis imaginar la carne más tierna y jugosa es siempre la del…

EL PENTAGRAMA: UN ARMA DE PODER — COSAS DE MEIGA

Según las bases de muchas teorías filosóficas el pentagrama determina el control del espíritu sobre los elementos de la Naturaleza. Con este signo mágico convocamos y dominamos a las criaturas que pueblan las cuatro atalayas al Fuego, al Aire, al Agua y a la Tierra para conseguir que atiendan a lo que demandemos de ellas. […]…